miércoles, mayo 06, 2009

Persépolis

Me encantan las historias autobiográficas, en particular si se tratan de la vida de personas comunes inmersos en eventos históricos de gran relevancia. Tal como ocurrió con la historia de Anne Frank, me ví cautivada por la vida de Marjane Satrapi, una iraní quien no teme mostrar con un dejo de amargura, sus fracasos y aventuras dentro de una férrea revolución religiosa.

http://zinema.files.wordpress.com/2009/01/affiche_persepolis.jpg

http://www.blogdecine.cl/wp-content/themes/blogdecine.cl/images/2007/09/h_4_ill_915533_cannes-persepolis.gif

Satrapi, es la autora del cómic que narra su vida desde los 10 años cuando recién inicia el régimen del ayatolá, su posterior paso por Europa y su regreso a Irán. El cómic consta de 4 volúmenes, y pese a que los dibujos realizados por la misma Satrapi, resultan sumamente simples, son perfectos incluso para mostrar las situaciones más crudas.

En el 2007 se llevó al cine una película fielmente basada en el cómic, recibiendo muy buenas críticas a nivel internacional.




Persépolis es una de las películas que cuesta olvidar, con la cual se rié y se llora, como en la vida misma.

8 comentarios:

Lucas dijo...

¿Férrea revolución religiosa?
Férrea: aherrojada, inamovible, indestructible... (difícil de cambiar, romper, o conculcar en caso de que el adjetivo se aplique a las voluntades)
Revolución: rebelión multitudinaria, cambio social y político radical... (generalmente violento y popular)
Religiosa: que tiene fe y sumisión a los principios que establecen sus convicciones morales dimanantes de esa fe... (individualidad espiritual que se integra voluntariamente en un colectivo de idénticas características místicas partidistas)

Irislís, un poco de rigor...

Te presentas como la espectadora(espectadora media, siempre en el medio, sin acercarse a extremo alguno, sin conocerlos incluso y que se note) amable ideal para un amplio abanico de espectadores que podrían consultarte para tomar decisiones sencillas, acudir o no a ver lo que Irislís comenta, ya que ella no se implica como los críticos profesionales, que parecen procuradores de lluvias salvíficas.

Irislís: amable templadora de tempestades.

Irislis dijo...

Saludos Lucas
Considero que las películas y libros se hacen desde los particulares puntos de vista de sus autores y que definen sus creencias y visiones justo en el momento que los escriben. Quizá Satrapi, 20 años más tarde no habría contado con tanta amargura esos años de su infancia y juventud, quizá alguna otra iraní haya vivido una experiencia menos traumática o si se quiere, más suavizada y seguramente muchas otras no llegaron nunca a contarlo, pues murieron durante ese período.

Lo que ví en Pesépolis me gustó, y mucho. Me identifiqué con el personaje, al igual como pasó hace unos 15 años, mientras leía el Diario de Anne Frank. Quizá sea sólo que las autobiografías me impacten. No tomo partido a favor o en contra de ese movimiento político religioso en particular, porque no me tocó vivirlo o padecerlo, y para Revoluciones Involucionarias bastante tengo con lo que estamos viviendo hoy en Venezuela. De esto último sí puedo darles mi más personal opinión, padecida y vislumbrada desde hace ya 11 años. Eso y la amargura de saber en qué iba a parar todo este entuerto.
Saludos!

Lucas Torlois dijo...

La verdad es que no estoy lo suficientemente enterado de cómo se desarrollan los programas del presidente Chávez con respecto a sus objetivos sociales dimanantes de sus promesas electorales (con las que ganó la confianza de la mayoría de los venezolanos en las que supongo han sido elecciones serias y democráticas).
Tengo una íntima amiga venezolana, fantástica actriz, Alma Blanco, que tampoco parece querer hablar mucho sobre el tema cuando me escribe a mi correo personal. Pero me resulta extraño que la gente de bien, como usted lo es, porque es evidente, utilicen todo su arsenal teórico ahora que está Chávez, como si hubieran estado más cómodos con los gobiernos anteriores, tan desastrosos y corruptos.
¿No se le debe dar la oportunidad a un programa de izquierdas para reformar y corregir los vicios tan sangrantes del pasado?
Que conste aquí que no defiendo a Chávez, sino que me pregunto si no será que tendemos a ser más duros con él de lo que lo fuimos todos con sus antecesores.

Irislis dijo...

La Corrupción ha existido desde que el mundo es mundo, y Venezuela no ha sido la excepción. No le hablo sólo de los 40 años de democracia de los que tanto despotrica el hijo de Sabaneta, desde el nepotismo de los Monagas, la ostentación de Guzmán Blanco y el caprichismo de Cipriano Castro y Gómez. (Yo recuerdo particularmente el caso "Recadi", y el "Tu a mí no me jodes" que le lanzó en vivo el presidente Lusinchi a un periodista de RCTV) En 1988 fué la primera vez que voté. No tenía edad para hacerlo (tenía 7 años) pero mi abuela era invidente y la acompañé (como casi a todas partes) a ejercer el voto. Yo me tomé la cosa en serio, previas las elecciones, y empecé a ver los programas de opinión y a formarme una idea propias de los candidatos. CAP era quien mayor ventaja tenía, porque ya la gente conocía al "gocho", años antes había ganado y le había ido muy bienal país, en materia económica. Se nacionalizó la industria petrolera, era la Venezuela del crudo a 46$ y el dolar a Bs 4.30. Eso fue años antes de que yo naciera, pero me contaban que si eras un profesional, aún recién graduado, y trabajabas en alguna empresa con un sueldo promedio en tres meses podías reunir (con lo que quedaba después de pagar luz, agua, casa, comida) para pagar la inicial de un carro familiar del año. Hoy un profesional del mismo rango tendría que trabajar durante nueve meses, no gastar ni un solo bolívar para reunir la inicial. Luego anotarse en una lista, esperar 2 años (no exagero)mojarle la mano al vendedor para ver si le sale el carrito, porque además la cosa ahora es por sorteo. Una vez que le entregan las llaves y le jura entregar el alma al banco, no queda otra que resignarse a que en cualquier momento, a plena luz del día, algún menor de edad se lo pueda quitar a punta de pistola. Eso si no lo matan porque les dió la gana. El carro lo desvalijan y lo venden por partes, porque lo más dificil de encontrar acá son los repuestos (CADIVI no aprueba los $ para la importación de repuestos)El asesino quedará libre, si llegan a identificarlo, a los pocos días podrá salir, porque, eso sí, la fiscalía tiene muchos casos que atender.

Gana CAP en el '88. La cosa no es tan color de rosa, como la vez anterior: no hay dinero para los hospitales, maestros, jubilados, todos hacen huelga, se lanza un paquete económico horrendo y repentinamente se dispara la inflación: recuerdo que un paquete de Harina de Maíz (básica en nuestra dieta Venezolana, para hacer las benditas arepas) pasó de Bs 6 a Bs 14. De un día para otro. Así no más. En mi casa pusieron el grito al cielo "Este gobierno nos va a matar de hambre" "Ya no vamos a poder hacer ni las arepas" . Se dá el llamado Caracazo: yo sólo recuerdo los saqueos por la tv y los muertos tirados en las aceras. Luego vienen los golpes de Chávez. "Recuerdo que iba camino al colegio, eran las 6.30 am y comezó a pasar gente gritando desde un carro: devuélvanse a sus casas, hay un golpe, prendan la TV" La primera vez fué peor (1992)hubo muchos muertos y confusión. Para mí todo era extraño, y no entendía nada: ¿por qué no reclamar al Congreso, si la cosa estaba tan mal? ¿Y para que sacaban las tanquetas, si lo que querían era defender al pueblo? Apresaron a un Chavez cagado de miedo y escondido bajo un escritorio del museo militar y no se supo más de él, por un tiempo.
Poco después el Fiscal General inició el proceso contra CAP por malversación de fondos, por tener una "partida secreta" y le apresaron, nombrando presidente a Ramón J Velázquez, porque en esa época no teníamos vicepresidente. Esto se lo cuento con mi memoria, porque me gustaban las ciencias políticas y eventualmente quería ser politóloga. Yo tenía 12 años y para mí se había hecho justicia: el presidente era un ladrón, y lo habían puesto preso.

Irislis dijo...

Después vino Caldera, ya la gente estaba harta de los dos partidos mayoritarios y votaron por este ex-copeyano (en mi casa eran adecos-pobres) y aún así votaron por él, porque era muy preparado (eso sí no se le puede quitar). La economía siguió vuelta un fleco, y todo se puso aún más caro que antes. Luego, el muy ingenuo ( o quizá sabía lo que hacía) indultó a los militares del golpe del 92 y más rápido que Meteoro, Chávez se lanzó a la presidencia en el 98. Ahí yo tenía 17 años, ya había comenzado la univesidad y tenía un sincero interés porque la situación del país mejorara. En 1998 casi toda Venezuela se volcó a las urnas electorales, con el firme deseo de hacer cambiar las cosas (mas o menos como acaba de pasar en USA, cuando la gente dejó su apatía política para salir a votar por Obama). El cambio se anhelaba, y hasta habían unos que se atrevían a decir que "...cuando Perez Jiménez uno vivía tranquilo, calladito, eso sí, pero tranquilo" Le preguntaba a mi abuela cómo vivian ellos en dictadura durante los 50: si uno no decía nada, no pasaba nada. Si se metía en la política lo llevaban preso, lo torturaban y lo mataban. Me asombraba pensar que la gente no se molestara en exigir su derecho a quejarse, a hablar de lo que no le gustaba. Me parecía bizarro, igual que al ver las películas de nazis, cuando la gente se hacían la vista gorda ante las muertes de niños judíos. Qué coraje me daba y que extraño me resultaba.

Le dejo este link de YouTube (http://www.youtube.com/watch?v=wO8J2-1tC6g) para que se sirva conocer a los candidatos de otrora, ver cómo se expresaban y qué proponían. Ahí se da uno cuenta porqué Venezuela votó por Chávez, sobretodo después de haber padecido tantas deficiencias económicas. El periodista e historiador, habla "claro y raspao" Hay muchos modismos y venezolanismos, pero refresca ver cómo ponía en entredicho al que más. Programas así, tan de frente, no se ven hoy en día.

Yo no podía votar, era menor de edad. En mi casa todos votaron por él, en contra de mis alegatos, berrinches y reclamos. Cual pitonisa, una vez le espeté a mi abuela, mientras lloraba de rabia: "tú te vas a morir y nos vas a dejar al amiguito de fidel castro mandando para siempre, que cagada"

Irislis dijo...

Si gusta, le dejo tarea pendiente: vaya digiriéndose eso, vea los videos de YouTube (yo los he disfrutado nuevamente) y luego le cuento como estamos hoy en dia, todo, por supuesto, desde mi humilde punto de vista. Saludos!

Lucas Torlois dijo...

Le agradezco el interés que ha demostrado por contestarme. Cuando esté más enterado de todo lo que nombra volveré a ello, si no le molesta.
Me he expuesto, con foto incluida entre sus seguidores. A mi lado, el increíble Enrius, del que me considero gran amigo, con boina verde, un día en Cuenca, cuando celebraba el gran artista madrileño su exposición en la Fundación Antonio Pérez.

Lucas Torlois dijo...

He estado revisando todo lo que me sugirió y, como suele suceder, después de saber más de algo es cuando uno ha de reconocer que sabe menos.
Durante los años 90 estuve viajando con mucha frecuencia al Creciente Fértil, sobre todo a Palestina, Jordania y Líbano, y desde el primer momento todo lo que vi y la indignación que me produjo contrastarlo con las noticias que sobre ello reflejaba el "mundo occidental" en los media y lo que descubría en el conocimiento general de la situación de indefensión de los habitantes no occidentales de aquellos lugares, me empujó a escribir y dibujar sobre ello, dado que me dedico a eso y porque se me había despertado la conciencia rugiente del artista airado. Sólo en el primer viaje creí haber reunido datos, apuntes y tema para un grueso volumen, o para un ciento. Me dispuse a concentrarlo en el primer trabajo, y, por pura avidez por saber más y contrastar algunos datos, detuve el trabajo hasta el siguiente viaje. Como le he dicho, durante diez años estuve viajando con mucha frecuencia a lo que llamamos desde esta proximidad el Oriente Próximo, alguno de aquellos años lo hice hasta tres veces. En aquellos años fui delegado de la UN como observador de elecciones locales; negociador de la Agencia Española de Cooperación Internacional; ponente en la UNESCO, en la sede central de París, para el debate multilateral sobre el estatuto de Jerusalén; actué como comisario y director de dos grandes muestras del arte palestino en Madrid; pinté un mural en Khan Junis, sur de Gaza, en el Centro Multidisciplinar del Palestinian Red Crescent Society; conocí bien a los hermanos Arafat y especialmente a Fathi Arafat quien me prestó uno de sus apartamentos en Gaza durante mi estancia en Khan Junis... y varias cosas más que no recojo aquí porque sería excesivo. Pues bien, cuando me dispuse por fin a escribir el que iba a llamarse Cuaderno de Palestina, me eché atrás, porque me di cuenta de que apenas tenía material para un artículo.
Así que leyendo lo que me ha recomendado usted sobre Venezuela sólo he constatado que mi ignorancia sobre el tema es aún más grande de lo que hubiera reconocido un par de semanas antes, y ahora sé que a nada que investigue o siga investigando constataré que mi ignorancia es abrumadora. Claro que también he de decir que es un defecto internacional creer que porque uno es nacido en un lugar sabe más sobre él que el que se encuentra a muchos kilómetros de distancia, distancia física o temporal. Algunos franceses creen que por el hecho de serlo han de saber necesariamente más de Napoleón que los venezolanos, por ejemplo. Incluso los vecinos de un notable se sienten un poco notables por ello. Esto está en el origen de todos los nacionalismos, es la base troncal de la estupidez humana cuando se enternece con lo localista, racista o nacionalista.
Pero, en fin, mal no me ha venido. Además de todo lo que no comprendo, he de unir ahora el conocimiento de mi desconocimiento sobre Venezuela.
Pero, gracias de todas formas, Irislís, por orientarme.