domingo, junio 08, 2008

Lugares Abandonados

Me encantan los lugares en ruinas o abandonados, en especial aquellos en los que no logras distinguir por qué te atraen... Una página excelente en su contenido fotográfico es abandonedplaces.com donde cientos de fotografías de Henk van Rensbergen te deslumbrarán con sus magníficos encuadres.

Fábricas, hospitales, escuelas, minas, casas, ciudades enteras abandonadas. Nada se escapa al lente de van Rensbergen, quien se adentra sigilosamente en cada recinto, como intentando capturar una imagen inédita y sorpresiva, de lugares que no han cambiado nada en décadas.







5 comentarios:

Juan RRR dijo...

Es impresionante, me recuerda un artículo de la National Geographic sobre Chernobyl

Irislis dijo...

Sí! hace poco vi un documental en Infinito ...demasiado surreal...

Enrius dijo...

No encuentro mejor lugar que éste para insistir en que debe usted volver al Hipnal y tranquilizarme con respecto a los papeles que sigo suponiendo en su poder.
Por si no lo sabe, todos los seguidores del Hipnal reclaman su presencia, aunque sea breve. Ya sé que ninguno de nosotros conoce el significado de la palabra brevedad pero...así somos.
No creo que posteador alguno en ningún blog haya sido más reclamado/a que usted en la habitación del Hipnal.Algunos, yo entre ellos, ya desesperan.
Yo en su lugar me sentiría halagado...

Irislis dijo...

Mi estimado Enrius, sus papeles están a buen resguardo. Apenas he tenido tiempo para regresar y he ido derechito hasta el Hipnal, a dar mis disculpas y explicarles el motivo de mi prolongada ausencia.

Le ruego me disculpen, y vaya que me halagan sus palabras. Hasta muy pronto

Lucas dijo...

He visitado La Habitación del Hipnal y dudo haya muchos blogs en el que el ejercicio literario puro resulte tan sencillo y generoso.
No sé por qué "Enrius" anhela la brevedad que sus comentaristas desprecian en tantos momentos gloriosos.
Hay cosas que se pueden comentar en breves líneas, y otras no deben comentarse brevemente, pero aquello tan escolástico de "lo bueno, si breve, dos veces bueno" pertenece al deseo castrador personal de la imaginación de los otros, pues lo bueno y abundante es abundantemente bueno, y no sólo si es nuestro.

Por cierto que el lugar este abandonado merece nuestro comentario impresionado porque es inmenso, si fuera breve y pequeño apenas le prestaríamos atención.

No reniegue Enrius de la generosidad e imaginación de sus comentaristas, podría quedarse sin ellos y también, podría ser, sin nosotros.